Facebook Like Box

  • Influencia de la herencia en las gingivitis y periodontitis

    Predisposición genética de la enfermedad periodontal.

    En este tema revisamos la herencia como factor de riesgo de gingivitis y periodontitis. Para facilitar la comprensión del texto consideraremos dos formas de periodontitis: la más común, conocida por periodontitis crónica, y otra menos frecuente que es la periodontitis agresiva. Además, debemos recordar que los factores de riesgo (ver en este enlace) no son por sí mismos agentes etiológicos pero sí modifican o incrementan la magnitud de la respuesta inflamatoria periodontal a las bacterias causales por lo que intervenir sobre ellos es un aspecto esencial en la intersección de las periodontitis. Muchos estudios demuestran que todas las personas no son igualmente susceptibles de padecer las periodontopatías, en particular la periodontitis agresiva, aquí te vamos a explicar por qué ocurre esto. 
    <Imgsrc ="cadenas_DNA_en_movimiento.gif" width = "181" height "313" border = "0" alt = "Imagen de ADN">
    La imagen es una bella representación de la molécula de ADN. Muestra las dos regiones complementarias de moléculas de ácido nucleico, que se unen formando la estructura helicoidal doble unida entre sí por pares de bases que recuerdan una escalera retorcida. Cada cadena tiene una columna vertebral compuesta de grupos alternos de azúcar (desoxirribosa) y grupos fosfato. El ADN determina cómo eres. Todo depende de él, por ejemplo, el color del pelo, la predisposición al estrés, la probabilidad de ser miope, etc., y dentro de los etcéteras la susceptibilidad de padecer la periodontitis.

    ¿Por qué es importante conocer la relación entre genética y periodontitis?

    Cuando hablamos de la composición genética de un organismo hablamos de su genotipo, y la expresión del conjunto de sus rasgos o características se denomina fenotipo. El fenotipo está determinado por la interacción de los genes y el ambiente. Los diferentes rasgos o enfermedades pueden estar causados por un simple gen (monogénicas), algunos genes (oligogénicas), o muchos genes (poligénicas).

     Aunque no podemos modificar nuestra base genética (genotipo), así somos y no es posible, de momento, modificar los genes de una persona, sí podemos conocer la influencia de la herencia en la aparición de periodontitis, en particular de la clasificada clínicamente como periodontitis agresiva. Conocer esta herencia contribuye a establecer mejores pronósticos, y a acentuar las medidas sobre los otros factores de riesgo controlables a fin de disminuir las influencias recíprocas entre ellos y que condicionan el curso y pronóstico de la enfermedad periodontal. Resumiendo, detectar el riesgo genético permite intensificar la ejecución temprana de medidas preventivas y facilita la elección del protocolo terapéutico.

    ¿Qué es es polimorfismo genético?

    Sobre el polimorfismo genético se estructura la explicación de la relación herencia periodontitis, por ello vamos a detenernos en este concepto.

    Se estima que tenemos entre 25.000 y 50.000 genes distintos en nuestro genoma. Los genes pueden existir en diferentes formas o estados. Los genetistas se refieren a diferentes formas de un gen como variantes alélicas o alelos. Las variantes alélicas de un gen difieren en sus secuencias de nucleótidos. Cuando un alelo específico ocurre en al menos el 1% de la población, se dice que es un polimorfismo genético. Dos o más alelos para un lugar determinado, pueden existir en la naturaleza como consecuencia de la evolución de la especie pero pueden desarrollarse en cualquier momento. Un locus polimórfico es aquel cuyos alelos son tales que la variante más común y normal (N-alelo) entre ellos ocurre con una frecuencia del 99% en la población. (1-5)

    El polimorfismo surge como resultado de la mutación. Los diferentes tipos de polimorfismo son típicamente referidos por el tipo de mutación que los creó. El tipo más simple de polimorfismo resulta de una única mutación de base, que sustituye un nucleótido por otro. (6). 

    ¿De dónde procede la evidencia que fundamenta la predisposición genética?

    La evidencia de la predisposición genética a la periodontitis se obtiene del estudio de la aparición de la enfermedad en varias áreas de investigación:

    1) Estudios de gemelos.
    2) Estudios en enfermedades hereditarias y síndromes genéticos.
    3) Estudios familiares.

    1) Estudios en gemelos.
    Los estudios con gemelos han contribuido significativamente a establecer los vínculos entre herencia y enfermedad periodontal.(7) Comparar las características fenotípicas de los gemelos es un método para diferenciar las variaciones debidas a factores ambientales y genéticos. Los gemelos monocigóticos surgen de un solo óvulo fertilizado y, por lo tanto, son genéticamente idénticos y siempre son del mismo sexo. Los gemelos dicigóticos surgen de la fertilización de dos óvulos separados y comparten, en promedio, la mitad de sus genes descendientes, de la misma manera que los hermanos. Cualquier discordancia en la enfermedad entre gemelos monocigóticos se debe a factores ambientales. Cualquier discordancia entre gemelos dicigóticos podría surgir de una variación ambiental y / o genética.(7,8).

    Muchos estudios en gemelos adultos han permitido establecer un componente genético significativo en la aparición de periodontitis (2). La aparición de periodontitis tiene una mayor asociación en gemelos monocigóticos que en los dicigóticos. Se encontró una variación genética estadísticamente significativa tanto para la gravedad como para el alcance de la enfermedad. Se estimó que la periodontitis en adultos tenía aproximadamente un 50% de heredabilidad, que no se modificó después de los ajustes para las variables de comportamiento, incluido el tabaquismo.

    2) Estudios en enfermedades hereditarias y síndromes genéticos.
    Otra fuente de estudios para determinar la influencia de genes específicos en la enfermedad periodontal son las enfermedades hereditarias o genéticas, en los que las enfermedades tienen síntomas y signos bien definidos que la caracterizan y definen con exactitud (rasgos patognomónicos).  Está bien documentado que existen varios síndromes monogénicos que cursan con enfermedad periodontal manifiesta y particularmente grave.  Una característica común de estas enfermedades es que se deben a alteraciones genéticas de un solo locus genético.

    <Imgsrc ="Cuadro-Trastornos_genéticos_que_presentan_periodontitisDibujo-cirujano.jpg" width = "115" height "200" border = "0" alt = "Cuadro de trastornos geneticos con periodontitis">Lo interesante en cuanto a la heredabilidad de las periodontitis es que demuestran claramente que una mutación genética en un solo locus puede condicionar susceptibilidad a la periodontitis. Además, estas enfermedades pueden segregarse por diferentes patrones de transmisión. El hecho de que las proteínas alteradas funcionen en diferentes vías estructurales e inmunes indica que la modulación genética de una variedad de genes diferentes puede afectar una variedad de diferentes vías fisiológicas y celulares, impartiendo susceptibilidad a consecuencias patológicas en el periodonto en individuos con higiene oral adecuada. En base al estudio de los síndromes genéticos, se considera que la participación de los genes en la susceptibilidad a la periodontitis es multifacética y pueden involucrar potencialmente muchos locus genéticos diferentes ya que la aparición de enfermedad periodontal es parte de las manifestaciones sindrómicas (9).

    3) Estudios familiares.
    Las enfermedades periodontales (gingivitis y periodontitis) son procesos inflamatorios inducidos por una biopelícula microbiana, pero las diferencias individuales en la respuesta inmune del huésped a la infección pueden afectar la susceptibilidad y la gravedad de la enfermedad. La gingivitis está relacionada principalmente con la placa y el cálculo, y conduce a una respuesta inflamatoria local con capacidad de progresar a periodontitis En este contexto, es factible que los genes implicados en la regulación del proceso inflamatorio de los tejidos periodontales asociados con la acumulación de placa puedan desempeñar un papel en la explicación de la variabilidad individual en la gravedad de la gingivitis inducida por la placa y la periodontitis destructiva del soporte dental.

    Varios estudios fundamentan el riesgo de la agregación familiar de periodontitis, en particular en la periodontitis de inicio temprano llamada ahora periodontitis agresiva, antes clasificada como periodontitis juvenil (9,10).  Esta agregación dentro de las familias sugiere fuertemente una predisposición genética. Hay que tener en cuenta que los patrones familiares pueden reflejar exposición a factores ambientales comunes dentro de estas familias. Por lo tanto, es importante tener en cuenta los factores de riesgo compartidos en cualquier familia. Estos incluirían educación, estatus económico, higiene bucal, enfermedades como la diabetes y características ambientales como el tabaquismo, el saneamiento, la dieta, etc.(10,11)

    En la periodontitis crónica, la más común de las periodontopatías, el fenotipo o las características de la enfermedad no se hacen evidentes hasta la tercera o cuarta década de vida, mientras que en las formas agresivas de la enfermedad la presentación puede ocurrir en edades inferiores por lo que fue llamada durante mucho tiempo periodontitis juvenil, esto significa daño periodontal más agudo y temprano al aparecer ya desde la primera, segunda, tercera década de la vida. Esta variabilidad en la presentación de signos significativos de la enfermedad que se solapan con los de la periodontitis crónica común dificulta el diagnóstico, no sólo para establecer si un paciente padece la enfermedad, sino también al detectar pacientes que no la padecen, aquí es donde conocer los antecedentes familiares juega un papel importante y muchas veces es la base sobre la que se estructura la conclusión diagnóstica.

    Los investigaciones apuntan que el polimorfismo genético da lugar a determinada capacidad hiperinflamatoria. Se ha identificado asociación entre la presencia de polimorfismo de un solo nucleótido en los genes IL-1 y enfermedad periodontal.  Estos estudios sugieren que se pueden establecer variantes genéticas en las que los individuos tienen una mayor susceptibilidad de padecer la periodontitis. Como hemos comentado en párrafos anteriores, la enfermedad periodontal es una enfermedad poligénica lo cual supone que muchas variantes genéticas que interactúan contribuyen a la susceptibilidad a padecer la enfermedad. (7).

    Muchos estudios demuestran que todas las personas no son igualmente susceptibles  de padecer las periodontopatías, en particular la periodontitis agresiva.  La evidencia sugiere que algunos defectos inmunológicos asociados con periodontitis agresiva pueden  ser heredados. (10,11). Los estudios también han evidenciado que algunos anticuerpos que participan en la calidad de la respuesta defensiva ante patógenos periodontales , particularmente el A. actinomycetemcomitans, están bajo el control genético y que la capacidad de mostrar altos títulos de anticuerpos protectores específicos ,principalmente Igg (G2), en particular contra los actinomicetemcomitanes, los cuales son unos microorganismos esenciales en la aparición de formas clínicas de periodontitis agresiva y que pueden estar vinculados genéticamente. (12).

    La periodontitis tiene una etiología multicausal, en la que los factores genéticos juegan un papel. Las diversas causas de periodontitis actúan simultáneamente, pero la contribución relativa de cada una de ellas varía de un caso a otro. En individuos jóvenes, a menudo con periodontitis agresiva, es evidente una contribución más fuerte de factores genéticos, mientras que en individuos mayores, a menudo con periodontitis crónica, la contribución relativa de las biopelículas subgingivales y los factores de riesgo (estilo de vida, tabaquismo, estrés, higiene oral, dieta, etc) desempeñan un papel más dominante en el fenotipo de la enfermedad. Sin embargo, siempre existe cierta susceptibilidad genética para la periodontitis crónica, se estima en un 25%. La periodontitis es, por lo tanto, una enfermedad compleja (es decir, se comporta de forma no lineal). En realidad, la tasa de progresión de la enfermedad fluctúa, donde la enfermedad a veces se mueve entre etapas activas con otras de reposo. El genotipo determina parte de esta fluctuación y el alcance de la misma. (7).

    Referencias bibliográficas.
    1. Kinane DF, Hart TC. Genes and gene polymorphisms associated with periodontal disease. Crit Rev Oral Biol Med. 2003; 14:430–49.
    2. Alexandrina L. Dumitrescu  •  Junya Kobayas.  Genetic Variants in Periodontal Health and Disease. Springer Dordrecht Heidelberg Springer-Verlag Berlin Heidelberg 2010
    3. Loos BG, John RP, Laine ML. Identification of genetic risk factors for parioodontitis and possible mechanisms of action. J Clin Periodontol 2005;32(Suppl.6 ):159-179
    4. Corey LA, Nance WE, Hofstede P, et al. (1993) Self-reported periodontal disease in a Virginia twin population. J Periodontol 64:1205–1208.
    5. Hodge P, Michalowicz B (2001) Genetic predisposition to periodontitis in children and young adults. Periodontol 2000 26:113–134.
    6. Kinane DF, Hart TC (2003) Genes and gene polymorphisms associated with periodontal disease. Crit Rev Oral Biol Med 14:430–449.
    7. Loos BG, John RP, Laine ML (2005) Identification of genetic risk factors for periodontitis and possible mechanisms of action. J Clin Periodontol 32:159–179.
    8. Michalowicz BS, Aeppli D, Virag JG, et al. (1991) Periodontal findings in adult twins. J Periodontol 62:293–299.
    9. Michalowicz BS, Diehl SR, Gunsolley JC, et al. (2000) Evidence of a substantial genetic basis for risk of adult periodontitis. J Periodontol 71:1699–707.
    10. Schork NJ, Fallin D, Lanchbury S (2000) Single nucleotide polymorphisms and the future of genetic epidemiology. Clin Genet 58:250–264.
    11. Stabholz A, Mann J, Agmon S, et al. (1998) The description of a unique population with a very high prevalence of localized juvenile periodontitis. J Clin Periodontol 25:872–878.