Estomatitis subprótesis | Qué es | Imágenes | Tratamiento.

¿Cómo se manifiesta y previene la estomatitis subprotésica? 

La estomatitis subprótesis es la inflamación de la mucosa oral en las zonas que contacta con la base de las dentaduras removibles, generalmente aparece en el maxilar superior. Lo primero que llama la atención al paciente es el enrojecimiento de la mucosa.

Es una alteración muy frecuente. En un estudio que  hicimos en Cuba en 6302 pacientes encontramos que casi la mitad de las personas que utilizan las prótesis la presentan (46,8%), y que el 83,38% de los pacientes examinados dormían con las prótesis. En su etiología se destacan dos elementos en particular que son el traumatismo crónico provocado por la prótesis sobre las mucosas y la infección de esta por un hongo y algunos tipos de bacterias. (ver en este enlace).


<Imgsrc="estomatitis-subprótesis.jpg" width = "220" height "164" border = "0" alt = "Estomatitis subprótesis">
Grado I. Hiperemia localizada.
Se reconocen varios grados clínicos de la afección que van desde el simple enrojecimiento hasta lesiones avanzadas donde hay cambios proliferativos que deforman la superficie de la mucosa.

La sintomatología es muy variable y muchas veces está ausente o es mínima y el paciente no sabe que la padece. En numerosas ocasiones la descubre el dentista al inicio de un tratamiento rehabilitador. Los síntomas son variables. Los más frecuentes son la sensación de quemazón y dolor.

<Imgsrc="estomatitis-subprótesis-grado-2.jpg" width = "220" height "164" border = "0" alt = "Inflamación por pròtesis">
Grado II. Hiperemia más definida.
En algunas ocasiones en pacientes con tendencia a la hipocondría el motivo de consulta cuando la descubre es la "cancerofobia". Los signos clínicos varían desde pequeñas áreas enrojecidas localizadas, hasta áreas rojas y aterciopeladas que calcan el contorno de la base de la prótesis. Las lesiones de mucho tiempo de duración pueden mostrar una superficie irregular con proyecciones que le dan el aspecto de un césped.



<Imgsrc="estomatitis-subprótesis-grado-3.jpg" width = "220" height "164" border = "0" alt = "Estomatitis subprótesis">
Grado III. Formaciones papilares.
Desde el punto de vista clínico resulta interesante la asociación de la estomatitis subprótesis con otros trastornos de la salud oral, como es el caso de la queilitis angular, que es la erosión de los pliegues de las comisuras con infección sobreañadida. Sin embargo, la confusión fundamental es con alergias al acrílico. Es especialmente frecuente en diabéticos y pacientes con trastornos hematológicos.



Anécdota clínica de un caso de estomatitis subprótesis.

Ahora les invito a participar en una visita clínica de una paciente afectada por la estomatitis subprótesis. Se trata de una señora presumida, de unos cuarenta y tantos años.

¡Bien doctor!..... , tengo una estomatitis subprótesis, y ahora qué, ---Dígame que la ha originado y que puedo hacer---.

Te comento, doña Isabel.

Lo primero que debo explicarte es que la mucosa de la boca no se encuentra destinada para proporcionar “asiento” a una prótesis (no estamos diseñados para las prótesis dentales y los dentistas no tenemos los planos en caso que lo estuviera). Por lo que la instalación de una prótesis requiere de una adaptación fisiológica, que si no se produce da lugar a la aparición de lesiones inflamatorias. --Ya te puedes ir imaginando que cada persona tiene una forma particular de aceptar y adaptarse a las prótesis--.

La acción de cubrir la mucosa masticatoria con una prótesis constituye para el tejido una “agresión” mecánica. Los efectos de presión, tracción y empuje que en ella se producen la atacan permanentemente. Además las mucosas necesitan el reflujo de la saliva y recibir los estímulos de los contactos con la lengua. Cuando colocamos una prótesis la mucosa tiene estos estímulos fisiológicos limitados, y ocurre que cuando la agresión física de las prótesis es mayor que la capacidad de adaptación de la mucosa se produce la reacción inflamatoria de defensa y se estable la afección.

Es decisivo para que no se presente la estomatitis subprótesis que las prótesis cumplan determinados parámetros de retención y estabilidad para conseguir la más estrecha adaptación entre las bases de las prótesis y los tejidos con los cuales contacta, lo cual lleva al equilibrio fisiológico entre ambos. Esto no siempre es posible de lograr pues a veces las condiciones clínicas de los rebordes óseos no permiten prótesis con la fijación y la estabilidad requerida, desde el primer día son traumáticas y por lo tanto la estomatitis subprótesis inevitable.

Vamos a detenernos un poco a explicar cómo se producen las lesiones. Varios estudios prueban que las prótesis se colonizan por microorganismos y que prácticamente son un reservorio de estos formando una placa o película microbiológicamente activa. Esta placa es muy parecida a la que se forma en los dientes normales. Los conglomerados de placa que se encuentran en contacto con la mucosa bucal por un extenso período de tiempo producen toxinas muy irritantes que hacen que aparezcan las lesiones. Pero esto no es todo, se conoce que esta película microbiana se adhiere a las prótesis en las zonas más porosas.

En otras palabras, que se infecta el acrílico de la prótesis, y ahora aparece un personaje decisivo en la escena, que es un hongo llamado Candida albicans, que podría ser considerado como el factor principal en la aparición de las lesiones. El hongo se localiza en el borde y preferiblemente sobre la superficie de la placa microbiana de la prótesis. 

En particular son muy nocivas las prótesis que tienen muchos años de duración y se han desadaptado, o prótesis recientes con fallas de ajuste, deficiencias oclusales o de la altura vertical; es decir, artefactos que provocan constantemente un trauma crónico.

La infección por Candida albican en pacientes con estomatitis subprótesis es la regla y se debe confirmar mediante la toma de los estudios microbiológicos pertinentes.