¿Qué hacer después de una extracción dental?

Medidas a seguir después de la exodoncia.

La extracción isabelina

<Imgsrc ="Foto de Isabel Primera.jpg" width = "490" height "299" border = "0" alt = "La extracción isabelina.">
La reina en la época de
 la extracción.
En la biografía escrita por Jean Plaidy "Soberana de este reino" (página 302) se menciona la siguiente historia palaciega. Resulta que la reina Isabel I de Inglaterra (a menudo referida como la Reina Virgen porque nunca se casó) era una gran comedora de postres azucarados y posiblemente no tenía una higiene oral muy buena, que digamos. En 1578 los dientes de la reina mostraban muchas caries y sufría horribles dolores de muelas que tenían de mal humor a la pobrecita. La reina como cualquier hijo de vecinos tenía pánico a las extracciones dentales.

Se cuenta que el obispo John Aylmer, que era su consejero, cansado de la mala leche de la soberana quejándose constantemente, decidió como siempre hacen los obispos, aunque sean protestantes, meterse en las cosas de los demás, y para demostrarle a su majestad que eso de las extracciones era una bobada le pidió al cirujano que le sacara una de sus propias muelas. ¡Vaya manera que tuvo el tío de hacerle la pelota a la reina!

A propósito de la virginidad de la reina, no me lo creo a pie juntillas, se sabe que otorgó su “íntimo afecto” a buen número de favoritos (entre los que se destacan Robert Dudley, primer conde de Leicester, sir Walter Raleigh y Robert Devereux, segundo conde de Essex), eso sin contar con sus retozos cuando era una adolescente con Thomas Seymour. Sepultada como una virgen, y loada por su sacrificio personal en nombre de la felicidad de su país. La verdad sobre la vida romántica de Elizabeth I, y su posible maternidad de un hijo bastardo de Robert Dudley (Arthur Dudley) es un enigma que fascina a quien lee su biografía.

Contrario a lo que la mayoría de las personas piensan las extracciones dentales constituyen una agresión biológica que abre una notable puerta de entrada a los microorganismos, y nunca debe restarle importancia por cotidianas y frecuentes que sean. A pesar de lo rutinaria que parezcan los dentistas sabemos que no hay dos extracciones que sean iguales, y que cualquiera por simple que parezca puede complicarse y convertirse en un acto médico laborioso y difícil. 
<imgsrc="Extracción dental.Gif"="alt="Imagen de extracción dental.title="Exodoncia difícil.">
Parece que está un poco difícil.


Lo primero que usted debe hacer es seguir rigurosamente las indicaciones que le dio el profesional que le realizo la extracción, pues él es quien conoce los pormenores de la intervención y además tiene la responsabilidad médica por el acto realizado. Lo que voy a explicarle es sólo complementario y nunca sustituto de lo que su dentista le ha indicado. Nuestras recomendaciones son generales, y como dije al principio cada extracción es un acto médico muy individual que necesita recomendaciones particulares.

Nuestro interés es que disponga de información complementaria, que en un momento de duda, pueda contribuir a recordar o precisar alguna indicación que no entendió en el estrés de la cita.

Pautas a seguir después de una extracción dental.


1. Tome los medicamentos que le han indicado disciplinadamente, observe las dosis durante el tiempo indicado en especial los analgésicos y antibióticos. Cuidado con las sobredosis de analgésicos, estos tienen una concentración óptima en sangre (techo de analgesia), más allá de ella lo que se produce es una sobre dosis que no contribuye a disminuir el dolor y puede derivar en una intoxicación grave.

2. Coloque una gasa o apósito sobre la herida y comprímala suavemente durante unos 30 minutos. Si continua con un ligero rezumado de sangre retire la gasa, coloque otra durante un periodo de tiempo prolongado. No remueva la gasa cada momento para ver si se ha detenido el sangrado, pues lo único que va a comprobar es que sigue sangrando pues no está dando tiempo a la formación del coágulo. ¡Serenidad es la palabra de orden!. No se desespere, pero si ve que no se controla el sangramiento haciendo las maniobras indicadas entonces debe acudir a un servicio de emergencias para que se tomen las medidas correspondientes.

3. Aplique hielo, o alguna forma de frío sobre la piel de la cara inmediata al sitio de la extracción. Aproximadamente de 10 a 20 minutos cada tres horas, sólo en las primeras cuatro o cinco horas, después de ese tiempo debe interrumpirlo porque ya no resolverá ningún problema y puede hacerle daño a la evolución natural del proceso.

4. Guarde reposo durante unas horas, sin acostarse, pues si lo hace puede aparecer sangramiento como consecuencia de la posición postural al mejorar la circulación de la cabeza. Siéntese cómodo y relajado en un lugar tranquilo.

5. Dieta blanda y templada. Los potitos de niños y los yogures bífidos son una buena elección para pasar las primeras horas.

6. No fume durante el post operatorio mediato, por lo menos hasta pasadas 72 horas no lo haga, pues la succión durante el acto de fumar crea una presión negativa en el alvéolo que moviliza constantemente el coagulo y aumente el sangrado, y lo que es pero facilita la infección del alvéolo y la aparición de una dolorosa complicación llamada alveolitis muy rebelde de tratar, y con la que tendrá si se presenta de convivir lo menos 15 días.

7. Pasadas las primeras horas puede hacer enjuagues suaves con antisépticos orales que contengan clorhexidina, nunca más de siete días, o con agua con abundante sal de mesa. Lo esperable es que tras la intervención quirúrgica usted puede sentir cierto grado de molestias que pueden permanecer durante algunos días.

Ahora que ya está tranquilo, y disfrutando su extracción..., continúe en el ordenador y revise nuestro portal infórmese de todo lo que puede hacer para no tener que repetir la experiencia de una extracción dental en particular le recomiendo visite el área de periodoncia de esta web pues estas enfermedades son la que provocan la mayores pérdidas de dientes, y además son factores de riesgo de isquemia cerebral y cardíaca, pero si fuma entonces mejor se va al tema (enlace) autoexamen bucal donde aprenderá a realizar el mismo, y así tendrá la seguridad de estar cuidando bien la salud bucal y previniendo algo más grave que haber perdido una pieza dental como ahora le ha ocurrido.